Quiero conocer mujeres maquinitas

Mariana no es una prostituta. No tiene sexo a cambio de dinero y no se para en una esquina de la ciudad a recibir clientes en la noche. Tampoco es que le disguste el sexo, sobre todo si puede elegir con quién. Bienvenidos al trueque del sexo. Nuestra civilización caminó siglos sin una moneda. Hoy hemos avanzado a un punto donde la moneda nos vuelve a estorbar, especialmente si se trata de transacciones ilegales. El narco, desde hace al menos una década, comenzó a utilizar tarjetas de regalo de tiendas como Walmart o Best Buy para lavar dinero. La Deep Web vende artículos robados, tarjetas de crédito y hasta asesinos a sueldo ofrecen sus servicios a cambio de bitcoins, una moneda virtual.

Sugerencias

El día a día en los centros asistenciales marca la necesidad de las mujeres: los insumos no son regulares y escasean, se presentan barreras para el acceso a anticonceptivos gratuitos, ligaduras tubarias y el conocimiento de los efectores de salud sobre derechos sexuales y reproductivos de las pacientes es irrisorio. Siempre me atienden mal. Cuando voy a sacar turnos casi jamás hay. El ginecólogo rara vez va. A veces no me puedo guardar y no me dan los anticonceptivos.

Newsletter

Tlf y WhatsApp Busco hombre humilde caballeresco generoso cariñoso transparente cel Tengo 48 años bisco un hombre noble bendito cariñosogenerosos. Hola tengo 45 años, soy una mujer seria, soy sana y guapa. Que no sea casado por la iglesia. Escribeme: medinitare yahoo.

En una calle oscura ellas ríen

Adolescentes bien vestidos, rugbiers corpulentos, médicos elegantes y parejas curiosas las buscan en la noche y les pagan para satisfacer placeres inconfesables. La historia de tres travestis que se prostituyen para vivir y un abogado que lucha contra policías proxenetas. Sexo, amor, acidez, discriminación y algunas carcajadas. La primera vez que Priscila se puso una pollera tenía 18 años.

197198199200201